En la selva peruana se extrae petróleo desde hace 40 años, pero pese haber generado mucha riqueza, ha repercutido muy poco en el desarrollo de la población local que carece de las infraestructuras y servicios básicos de educación y sanidad en la mayoría de las comunidades. Sufren de graves problemas de salud debido a los derrames ya que su vida depende enteramente del agua del río y de la pesca.

Nativos de más de 50 comunidades se concentraron durante tres meses en un pueblo de la rivera, Saramurillo, cortando el río hasta que consiguieron sentar al gobierno a su mesa de negociaciones y alcanzar un acuerdo para la remediación de los derrames, la compensación por los años de explotación y una futura relación justa entre todas las partes. 

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now